• Mejora la movilidad, fuerza, elasticidad, equilibrio y coordinación.
  • Equilibra el sistema muscular, mediante ejercicios que combinan los estiramientos y la tonificación con la alineación corporal.
  • Optimiza tu postura en términos fisiológicos y la estiliza en términos estéticos.
  • Aprendes una nueva manera de usar el cuerpo (sentarse, agacharte, moverte), más efectiva, menos forzada y más saludable.
  • Ayuda a prevenir lumbalgias, cervicalgias y dorsalgias de origen postural o en aquellas en que la indicación médica sea el trabajo físico (escoliosis, cifosis,…).
  • Modela las formas del cuerpo porque alinea el cuerpo a la vez que equilibra, alarga y tonifica los músculos, de manera que se afinan las formas y se esculpen los contornos suavemente.
  • Ayuda a personas con cuadros de salud diversos, como artrosis, osteoporosis y dolores musculares cuya indicación médica como tratamiento complementario es el ejercicio físico.