La movilidad, o capacidad de desplazamiento en el medio que rodea al individuo, es imprescindible para tener autonomía, es un indicador del nivel de salud de la persona y de su calidad de vida, ya que determina su grado de independencia. Depende de la interacción entre factores propios de cada individuo, como la habilidad y destreza motoras, la capacidad cognitiva y sensorio-perceptiva, el grado de salud o autoconfianza.

Aunque hay muchas causas para la inmovilidad, esta aumenta con la edad. El 18% de los mayores de 65 años tienen problemas para moverse sin ayuda y a partir de 75 años más del 50% tienen problemas para salir de casa, de los que un 20% dejan definitivamente de hacerlo.

Córporal establece un sistema de trabajo que potencia el equilibrio, proporcionando seguridad en los movimientos, los ejercicios ordenados y controlados, tienen como objeto movilizar las articulaciones permitiendo recuperar sus capacidades fisiológicas, al mismo tiempo que previene de lesiones y malformaciones por un uso inadecuado o por un desuso de éstas. La vuelta a formas más adecuadas de organizar los movimientos y las posturas permiten a las personas con determinada edad afrontar su vida de forma mucho más saludable.

  • Mobilidad: A nivel articular no se pretende aumentar el grado de flexibilidad sino realizar una buena gimnasia de las articulaciones y mantener un nivel de amplitud natural de movimiento.
  • Musculatura: A nivel muscular realizamos un trabajo que engloba fuerza-resistencia.
  • Coordinación: Trabajamos la construcción del esquema corporal fomentando experiencias nuevas lo que refuerza la memoria y la sensibilidad (aumento de las capacidades sensoriales).
  • Reprogración: Funcional del movimiento, tomando conciencia de nuestra postura y en concreto de la posición de la columna, cintura escapular y cintura pélvica.
  • Reprogración: Funcional del movimiento, tomando conciencia de nuestra postura y en concreto de la posición de la columna, cintura escapular y cintura pélvica.
  • Respiración: Trabajando desde la normo-respiración propia de cada individuo buscando aumentar su capacidad respiratoria, mejorar la oxigenación sanguínea y la relajación física y psíquica.