Sitting is the New Smoking

ejercicios-para-la-espalda2
Ejercicios para la espalda
07/01/2015
que-puedo-hacer-por-mi-cervicalgia2
¿Qué puedo hacer por mi cervicalgia?
20/05/2015

Sitting is the New Smoking

sitting-is-the-new-smoking2

Al buscar en google “sittingisthe new smoking” aparecen un sinfín de referencias a publicaciones y diversos medios de comunicación a lo largo y ancho de todo el mundo. El motivo de tal documentación se debe a los numerosos estudios que alertan que pasar demasiado tiempo al día sobre “nuestro trasero” puede dañar seriamente nuestra salud.

El europeo promedio pasa una media de 8,9 horas cada día sentado. Es el resultado de sumar el tiempo que lo hace en el trabajo, en el coche o en el sofá delante de la televisión, cuando le añadimos siete horas de sueño, significa que la mayoría de nosotros pasamos sólo una tercera parte de nuestro tiempo sobre nuestros pies.

Pues bien, esos períodos prolongados de inactividad, aumentan tanto el riesgo de obesidad como el de una lista asombrosa de otros problemas de salud: enfermedades del corazón, diabetes, cáncer de colon, problemas musculares y de espalda, trombosis venosa profunda, huesos frágiles, depresión e incluso demencia. De hecho, la Organización Mundial de la Salud, ya ha identificado la inactividad física como la cuarta causa de muerte en el planeta, incluso por delante de la obesidad.

Los expertos comparan el sedentarismo con una bomba de relojería, tal como lo era el tabaco en los 80, en los que todos sabían lo nocivo que era fumar para la salud, pero no se daban cuenta de la implicación que eso tenía realmente.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que un adulto debe hacer al menos, 150 minutos de ejercicio moderado a la semana o 30 minutos en al menos cinco días. Eso es suficiente para conseguir los beneficios principales del ejercicio regular, sin embargo, no nos protege de un estilo de vida sedentario.

Así que, levántate al menos unos minutos cada hora, vete caminando hasta el trabajo y sube las escaleras del metro, o si trabajas en una oficina y comes en el trabajo, hazlo de pie, al igual de cuando hables con algún compañero o por teléfono. Estos pequeños hábitos pueden cambiar tu vida.