Partiendo de la técnica base, se practican diferentes ejercicios orientados a adquirir fuerza y resistencia muscular, centrando el trabajo por grupos musculares (brazos, piernas, glúteos y abdominales).

Se trabaja la función postural y la función dinámica, fortaleciendo la musculatura más necesaria para enfrentar las actividades y posiciones diarias.

El trabajo muscular es diverso y completo, utilizando pequeñas pesas y cintas para potenciarlo, y abarcando las diferentes posibilidades de contracción muscular: concéntrico, excentrico e isométrico.

Los intervalos e intensidades de los ejercicios permiten subir y bajar la frecuencia cardiaca, lo que significa que se obtienen resultados rápidos  y tu metabolismo sigue activado horas después del entrenamiento.

 

TE INVITAMOS BENEFICIOS CLASES