Como su propio nombre indica, es el masaje que tiene como objetivo curar o mejorar una zona determinada del cuerpo, o a éste en global. Se realiza mediante técnicas específicas y profundas de masaje, hasta llegar al tejido dañado. Más comúnmente usado en músculos y tendones, para tratar contracturas y tendinitis.

Usado para eliminar la tensión muscular, disminuir o eliminar el dolor, reducir el tiempo de lesión, mejorar la circulación sanguínea y linfática, activar el metabolismo de los tejidos, recuperarse más rápidamente de la fatiga y sobrecargas.


VOLVER A TERAPIAS PASIVAS