Los objetivos de esta clase son controlar la correcta colocación postural que permita el dominio de la coordinación y movimientos de la danza clásica.

Realizar con musicalidad los diferentes movimiento que configuran la danza a nivel técnico y estilístico con el objetivo de obtener el máximo grado de interpretación artística.

Con esta actividad, los bailarines estimulan la creatividad, la memoria y la capacidad de concentración.

Se realiza un completo trabajo de la musculatura, la fuerza  y la flexibilidad.

También fomentan y desarrollan la intuición, la imaginación, la entrega, el respeto a los demás, la colaboración y el intercambio.

VOLVER A DANZA